martes, 18 de abril de 2017

Estados de cansancio

Cansado de la silla, de esperar el cambio en un mundo estático. De creer en esperanzas vagas que no perdonan, que anidan por el cerco de la vida limitando pasiones.

Cansado de subir, para tener que bajar. Anidar un estado utópico donde cada mirada mantenga la pasión y no limite la creación.

Cansado de buscar, porque la vida también es encuentro. Anhelar un espacio donde poder desarrollarse sin el agobio de las prisas.

Cansado de poder, aunque a esta hora no vea luz. Saber que hay luz esperando porque así me lo han hecho creer, y la tontería continúa.

Cansado de ver pasar, mientras los días no suman y los meses callan. A veces pienso en ir a sus ojos, no para verme sino para sentirles.

Cansado de patalear, porque la vida es alegría. Cansado de patalear,  porque la vida es tristeza. Cansado de pelearme con mis dos sombras.

Cansado de espejos, de calcomanías cada 24 horas. Soledad me aprieta pero no ahoga, ¡qué cabrona eres!

Cansado de teclear, como si la vida fuera eso. No encuentro el espacio entre los "clicks" para dar el salto definitivo que cambie todo.

Cansado de encontrarme, aunque igual tampoco haga falta. Cansado de buscarme, aunque igual tampoco merezca la pena.