miércoles, 12 de octubre de 2016

Mi fosa

Elegí caer en la fosa de lo desconocido donde el tiempo habita en lo huraño. Resbalar de esos terrenos blandos habituados a las pisadas y a los pensamientos asentados. Volar de lo común para explorar ese campo lleno de gusanos. Cambiar melodías de estabilidad por ruidos extraños cada noche, cada alba, cada despertar, cada segundo... Olvidar lo aprendido, mecerse en la cuna de experiencias por vivir sesgando todo conocimiento, impartiéndome lecciones cada día. Madurar por destino y por testarudo.

Abatir mis alas para darte aire y para cambiar de aires. Cabrear a la sociedad porque ciertas preguntas no hayan respuestas. Salir de mi estado, encontrarme. Vacilar a la rutina con cánticos infantiles pero con una conciencia profunda. Mirar por la ventana como si todo estuviera por conocer. Como si todo fuera desconocido en este mundo donde mucho está instaurado por lo estático.

Sígueme o ahógate en los mares del conformismo. En el sentir del paso del tiempo como la lluvia cayendo a la tierra, porque así se lo han mandado y se lo han hecho creer. Amanece cada día con dudas, con hambre de conocer y olvidarse de lo establecido. Sueña con lo imposible, anida en la lucha continua de la búsqueda de paz y conocimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario