martes, 24 de septiembre de 2013

Búhos despiertos


En la cumbre de la historia,
yo seguía escalando sin rumbo,
cogiendo piedras y cemento
por si las nubes tocaban suelo.

Cansado de andar y perder,
de volver con la misma cara seca
y con los pies llenos de humedad
mientras el río sonaba.

Ver, tocar y existir.
¿Para qué volar la cometa?
¿Para qué arquear tu mirada?
¿Por qué sigo notando tu presencia?

Velar por aquellos que se fueron,
por aquellos que deben venir
a este barro que me ahoga,
a este parque que ya no drena.

Necesito luz en la oscuridad,
cansancio en la noche,
oleaje mar adentro
y calma en plena tormenta.

Dejad de mirar a los lados,
centra tu mirada y observa,
muchos búhos siguen despiertos,
muchas sonrisas se han apagado.