lunes, 26 de marzo de 2012

Girasoles nevados

Girasoles caídos
cuando el amanecer descansa
en los ojos cansados.

Recuerdos caídos sin nombre
suscitan perdón de muy pocos
que saben vivir con hambre.

Quejidos alzados a las bocas
esperando ser silenciados
por las manos mudas.

Roja se levanta la histeria
por el monte que nos encumbró
en esta vida loca e histérica.

Cada paso memoria para muchos
que buscan sed en esta ladera
que negocia con la muerte.

La cabaña sufre en soledad,
Isabel fue silenciada,
el niño nació muriendo
y Eulalio vivió muriendo.


Inspirado en "Segunda derrota: 1940 o Manuscrito encontrado en el olvido" dentro del libro "Los girasoles ciegos", A.Méndez

martes, 13 de marzo de 2012

SinSanciones

Sentido nulo
a las tantas del amanecer
en busca de lunas menguantes.
Sintiendo la hierba crecer,
la vejez descender al paso
de nubes cálidas de chubascos.
Sacrificando domingos cada semana
sin necesidad de pedir perdón,
saber que lo mío es tuyo.
Soñando con prado y asfalto
en la luz que mengua al caminar
del soñador.
Sano si el tiempo me comprende,
me hace lacayo de humo y sol
contando días de gloria.
Escribir sintiendo vida
por aquellos muertos de espíritu.
Por ellos escribo.



miércoles, 7 de marzo de 2012

Puerta a la fe

Fresca noche de invierno en la comisura de la nada. Cantando sonatas al paso del tiempo que nos mantiene vivos. Surgimos cuando el valle nacía, cuando el agua era la reina y señora de una Tierra que nos recibía con los brazos abiertos. Esperamos el primer ocaso como quien espera la primera cita. Ansioso. Nervioso. Supe que eras única. Se acababa la búsqueda.

Eterna esquina perdida
en el rincón más puro
que conoce la vida.

Ver tu cuerpo era nacer,
entrar al mundo
por la puerta de la fe.

martes, 6 de marzo de 2012

Insuficiente

Te deseo frío porque no hay droga que me calme. Anclado, sigo siendo náufrago de pies vendados y de cuerpo mutilado. El tiempo se fundió en aquel oasis de sueños. Sigo vivo pero no me parece suficiente.