martes, 31 de enero de 2012

Poco

Lunes, octubre de cualquier año.
Cansado con todos los sueños por cumplir.
Dañado por tantos pero por pocos que merezcan la pena.
Perdido sin dueño.
Cansado de dueños que andan perdidos.
Me levanto y el sol camina despacio.
Me ducho y una suave lluvia fina hace que la acera brille.
Doy una vuelta por el barrio con Isaac Hayes en los cascos.
Pienso en no pensar tanto.
Abro la puerta de un bar.
Me cierran la puerta de la realidad.
Consigo que mis palabras sean entendidas.
Pido ron. Pido dos hielos. Pido dos consejos.
Cambio miradas por comentarios dolorosos.
Busco paz.
Entro en mi cuarto.
Pongo un disco de Rafael Lechowsky.
Encuentro paz.
Abro un libro al azar.
Encuentro el camino.
Feliz.
Soy feliz con poco.