domingo, 27 de febrero de 2011

Martes

Martes desierto en las calles,
agazapado en la noria
que me devuelve a la salida.

Farolas sin luz, árboles sin hojas.
Restos de juerga en las aceras
de jóvenes que no amanecen.

El bus no aparece a su hora
mientras la lluvia me castiga,
mientras el sol me daña.

Ya no espero, camino
ilusionando de haber
ganado un par de minutos.

Ella aparece al paso de un perdido,
no tiene nada que destaque
y nada que pase desapercibido.

Imploro un gesto, una mirada,
un leve toque de hombro
para que sienta mi presencia.

Los pasos se acercan,
los latidos aumentan
al sonido más fuerte de sus tacones.

Disimulo mi miedo observando
las fachadas como un turista
de corazones olvidados.

Bajo el volumen de la música
para no perder detalle
de la respiración de una diosa.

Reluce cada escaparate
al paso de su mirada
nacida en tiempos felices.

Nos cruzamos. La miro.
No me mira. La misma historia
se repite un nuevo martes.

La desilusión me captura
reconociendo el fracaso,
el sabor más amargo.

Creo que justo había recibido
una llamada de un canalla
que no entiende de amores únicos.

Seguro que por eso no me ha saludo,
la semana que viene no falla.
El destino se hace de rogar.

jueves, 17 de febrero de 2011

Conversaciones de Taberna

- Quieto, sigo esperanzado.
- Absurdo, el tiempo se esfumó.
- Constancia, tenemos toda una vida.
- Inútil, mejor crea un futuro.
- Eso es lo que hago.
- Pero de una manera más segura.
- ¿Acaso hay un futuro seguro?
- Ya me entiendes...
- ¡No!, ya vale de sellar mentes.
- Siempre tan dramático...
- Igual el mundo me ha hecho así.
- Pero si tú no crees en este mundo.
- No. Creo en las personas y en el cambio.
- Demasiada confianza y poco fruto.
- Yo sólo quiero semillas que crezcan.
- Mejor deja que corra el río...

miércoles, 9 de febrero de 2011

Sendero de ida

Hojas de paso dan color a este circo,
columnas descoloridas hacen raíces sin mérito.

Qué fácil seguir el curso del río sin alzar la voz,
grito a mi existencia para no caer en ese foso.

Un rayo de luz se levanta cada mañana,
es derrotado con el paso de las horas.

Esperanza que anida en un rostro arrugado,
jóvenes callados son pasto de gusanos.

Subo sin permiso, no aguanto tu sonrisa.
Busco cambio, tu espera al guardia.

Siento que paso y no me acomodo,
no hay paz en esta guerra de egos.

sábado, 5 de febrero de 2011

Parte de todo

Acércate sin miedo al rincón que guarda aliento en cada mirada. Sé fuerte, no hay descensos en este lado de la mente, sólo hay retrocesos que son sueños que dan alas a un futuro. No tengas miedo en pisar fuerte, tu sonido será la banda sonora que guarden nuestros oídos. Ven conmigo de paseo al fraseo que no se olvida, a la coma que aguarda con ansia su oportunidad. Tú disfruta, olvida que somos personas y dejemos que el alma sea domador de emociones, que cada silencio perdido sea la palabra más alta jamás dicha. Tus curvas marcan el sendero, mis palabras son las hojas que caen de los árboles de la civilización. Las lagunas sólo son restos de llantos perdidos, de lágrimas desgastadas que fueron a parar al destierro. Siempre tuve sed de risa. No mires al horizonte, disfruta con este paisaje que marca el horizonte. No hay más que ver si no se disfruta el presente. Dame la mano, vente conmigo al espacio que siempre soñamos. Espacio que sólo pude dibujar con estas palabras, pero ahora, es parte de mi vida.