viernes, 30 de diciembre de 2011

Con un futuro me basta

Suave locura se alza
en el hambriento que aguarda
su pena.

Buscando multitud encontré
la soledad que anida
en el corazón que late.

Sonámbulo en horas bajas
por culpa del estrés
de la urbe.

¿Dónde quedaron
los prados por pisar?

¿En qué momento
fracasamos por miedo?

El tiempo nos invade
sin remedio ni lucha.

Queda poco pero queda,
sólo con un futuro me basta.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Sin hora ni cuenta

Congelada sigue la hierba
que no crece, menguan
los chorros de agua.

El humo se pierde
entre avenidas sin número,
la lluvia no desciende.

El paseo se acorta
por atajos con mala fe
sin flor ni belleza.

El nudo en la garganta,
la piel roja de escamas
que piden sosiego.

Fugitivo pero nativo
en las causas perdidas
de la juventud.

Válido para la esperanza
de noches y cafés,
en el bar que nunca cierra.

Perdido sin hora ni cuenta,
trae luz a este zulo de pasión
que el día no aguanta.

No tengas prisa,
la toalla está seca.
Tengo miedo,
nunca viví meses acompañado.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Hormigón y ceniza

Cansado, no es nada nuevo en este globo que no vuela lleno de hormigón y de ceniza. Fuimos felices surcando por el aire los valles que refrescaban la esperanza con sus ríos. Géiser de pasiones ahogadas en el fuego de la rutina que quema todo. En el desfiladero de la memoria desfilamos aquellos hombres, a punto de caer en el olvido. Madera a madera, verso a verso, yo fui construyendo el puente de una salvación no palpable. Ríos de tinta para quien no quiere mar de odio. Lava de palabras para los que buscan helar los sentimientos. Siendo la nota de un saxo fui feliz, no quiero existencia sin dolor. Sin el color que un día nos hizo iguales, sin el triste aroma de sal en las heridas, sin la cura en la búsqueda. No quiero fin, quiero trayecto. No quiero acabar, quiero seguir indagando en el placer de la vida. No somos tantos. Quiero que me escuches, quiero que mis palabras sean el bálsamo, aunque sea, de una persona. No busques horizonte teniendo acera por pisar. Deja los altos vuelos para aquellos de mirada sucia y lucha empedernida. Somos el mar que vacila el salpicar la historia de memoria. Yo siempre me acordaré de tus versos, dame la luz que impregnaste a tus textos. 



lunes, 28 de noviembre de 2011

Subsuelo

No paso por casualidad,
es la tercera parada
de nuestro metro.

Te miro, me esquivas,
en este baile de miradas
yo soy el lento.

Se hace corta la vida
en este trayecto de rutina
que me ata.

Pierdo tiempo cada tarde
para volver a verte
en nuestro rincón.

Este tren no se detiene,
cada vez estoy más cerca
de probar con la palabra.

Tu lees, yo no pierdo el hilo
en este túnel que nubla
nuestro camino.

Días por semanas, meses por años
creciendo juntos sin tú saberlo
en los raíles que nos unen.

Ya sé que Millas te encanta,
a Reverte no soportas,
tu debilidad es la tinta de Neruda.

Cambiaste gafas por lentillas,
deportivas por tacones,
faldas por pantalones.

Esta vez me reconoces,
mi cara es extraña,
tu sonrisa me levanta.

Me acerco a la cita,
el miedo se cruza,
tu parada llega.

Un día más y aquí vuelvo
a verte yendo en manos ajenas.
Mañana prometo ser valiente,
5 años de relación me comprometen.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Cascada

Necesitado en este ahogo
sigo siendo el pionero
loco perdido en buscar la esencia.

Cansado de lo lúgubre
sucumbí a la llamada cruel
del sabio que no se arrepiente.

Dibujé cascada de pasiones
en el lago de la tristeza
con el cual sueño.

Fugitivo en la noche que acaba,
en el día que se levanta,
busco anclar mi ancla.

Dando fuego a este barbarie
acabo con las raíces podridas
que borraron tu imagen.

Busco olvido, recuerdo,
pasión, muerte, diálogo,
silencio, amor y arte.

Encuentro paz, guerra,
soledad, multitud,
tierra y arena.

Caigo en tu olvido,
caigo en mi pena,
sigo ansiado en la tercera.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Tender

Balancea mi vida
al compás del arrepentimiento
que ya no vuela.

Nado en esferas
que desatan en este mar abierto
la paz que escapa.

Vuelvo en la espera
del corazón que anidó
en el vicio infinito.

Nado y soy preso,
anido el placer del que respira
en esta nube de humo.

Ocupa lugar y no descanso
por si las alas se nos gastan
en este vuelo.

Quiero ser
cristal que refleje
tu imagen.

Buscaré en el campo
el lugar que se esfumó
con el último sol.

Vuelvo a la esencia
del amor por correspondencia.

martes, 25 de octubre de 2011

He venido para quedarme

Destilo sílabas en busca de palabras que aclaren las náuseas. Anduve en la quinta estación del olvido buscando una semilla que calmara mi existencia. Culminé mi proceso y obtuve cero. Ahora, respiro viento congelado que enfría los sentimientos pero me ofrece paz a largo plazo. Ya no camino en el terreno resbaladizo del ignorante o del sabio que se cree genio. Sólo navego en las aguas turbulentas de la existencia construyendo el nido que me haga nativo. Sonrío, soy feliz como soy. No hay nube ni llanto que haga lluvia en este desierto de esperanza. Soy el hombre que sonríe en mitad de la acera aunque no te conozca. Soy el aire que mueve las hojas del suelo para que no se sientan solas. Estoy poco acostumbrado, pero quiero vivir esta rutina. Despertarme sediento de vida aunque el amanecer esté lleno de dudas. No te aprisiones en el lamento que puede construir murallas en tu vida. Sé libre, pasea por el campo de amapolas en pleno invierno con el sol como testigo bendiciendo que somos tantos pero con pocos me conformo. Siempre guardaré odio y amor, pasión y desalación, orgullo y miedo...y seguiré los pasos como meta. Soy yo aunque no me reconozcas, he venido para quedarme. 

jueves, 13 de octubre de 2011

Sonar mudo

Necesitado de amor
abandono tu condena.
Quiero ser el río
que se deslice en tu marea.
Siendo sombra seré la paz
que busca cada Kaláshnikov.
Viendo que el tiempo
no merece la espera,
bailo hasta el último trago
de este hiena que no cesa.
Vengo del lugar que creció
entre latidos y vómitos
siendo víctima y verdugo
del fuel que nos quemó.
Avísame si la bruma
es arsénico en mi mesa.
Pon rumbo al sonar mudo,
quiero ser el último verso enterrado.

Ahora

Y la sombra salió de la luz y nos quedamos como marineros viendo tierra. Seguros de lo infinito que es todo y lo poco que nos conocemos. Quietos, mirando cada uno su porción de tierra y mirando con el corazón los ojos del otro. Nadie respiraba, no había tiempo para perder el tiempo. Inseguros. Sabíamos que eramos parte de algo que todavía no había empezado. Tú silbabas, yo soñaba. Tú soñabas, yo silbaba. No había prisa. Seguíamos cruzando miradas dejando caer una mueca que nos delatara. Los minutos pasaban. Yo bajé el volumen de mi música por si acaso me dedicabas una palabra.

Unas luces rompieron la iluminación idónea. Freno en seco, nos acercamos. Nos adentramos en una espiral de velocidad que no ayudaba al encuentro. Nos separaban dos filas y la vergüenza del rechazo. Las luces corrían avisándonos de que el tiempo se esfumaba. La gente nos habría el camino que la timidez cerraba. Soñando. Los dos parados. 

Y ahora es más que un recuerdo. Uno de los pocos que no fue a parar al olvido.Gracias.

martes, 4 de octubre de 2011

tinieblas

No hubo luna en el cielo ni luz en las tinieblas
pero no pueden con el aullido de tantos
que en busca de sendero que brille
dejan su voz al cambio.

La corriente nos aleja sin sentido
en un mar de dudas que no paran
aunque el aliento suene lento y oscuro
no queremos más sociedad ciega.

Los muros disimulan con descaro,
la realidad nos calienta el alma
en este nudo que no sostiene el mundo,
somos pueblo y ceniza que no cesa.

jueves, 22 de septiembre de 2011

La luz ciega

Viendo la luz que no ciega
me acostumbré a ser pastor
de pocas ovejas.

Escuché el meandro de consuelos
cercanos al mar inmenso,
sin miedo al llanto.

Dibujé sonrisas en arena
que fueron polvo
en el desierto de la soledad.

Busco en el reflejo desnudo
alguna mancha que me limpie
el perdón sucio.

La espera es mi vida que no arranca,
el crisol que no derrama paz
en este valle que ahoga.

Vuelvo, miro y admiro
a todos los pasos cruzados
que dan muerte al odio.

Quiero verte sin que notes mi presencia. Relájate, no hay esquinas para el olvido. Somos los que se apresuraron a dejarlo todo para conseguir nada. Pero no temas. Somos más que ellos. No somos la luz que ciega a la población, somos el faro al que miraran en medio de la tormenta. Ellos que entretengan, nosotros a lo nuestro. Nunca fuimos muchos, nunca lo seremos. Yo te oigo, tú que me escuchas. Para qué quiero más. El problema de ellos es que nunca supieron escuchar.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Mismo aire

Hundido despierto en la cuna que ya no mece. Saboreando la espera a base de licor. Escondido durante toda mi vida en un cuerpo que ya no me ata. Amaneceres perdieron su encanto. Anocheres iluminan puertas que nunca consigo pasar. Desierto de paz, araño minutos a una vida que no fluye. Tanto hilo por quemar, tanta baldosa por pisar. Quiero volver.

Nadando en círculos para disfrutar el momento. Respiro y el aire deja que recuerde el sentido. Sigo viviendo del sol y de sus rayos. Te busco. Te encuentro. Somos el pasillo por el cual nunca habíamos caminado. No es factible tu vida con mi muerte. Esperanzado ando por esa casa deshabitada. No nos cruzamos la mirada. Sólo compartimos el mismo aire.

martes, 13 de septiembre de 2011

Mundos

No hay respiro, ni permiso en cada aliento que surca la tierra. Necesidad me avasalla dándome lugares sin dirección, silencios obligados, amaneceres de polvo y arena que hacen cierta este condena. Me deslizo entre serrines que no marcan el camino, ríos de dudas que me hacen llegar siempre con retraso. Estoy en tu templo pero no descansa mi espíritu, sigo buscando la colina adecuada para anclar mis pensamientos. Soy el torpe de siempre. No busques en altas altitudes a aquellos que planean en el fuego de la trinchera, en la frescura de la tempestad, en la obligación que mata. Yo sigo porque no hay motivo para dejar que ganen la partida. Avísame si mi mundo se sitúa en tu mundo.

martes, 21 de junio de 2011

"Has cambiado, ya no tienes prisa por levantarte"

El lugar no vino,
el tiempo se perdió
y la distancia nos quemó.

Sombra arrinconada
en el diluvio de excusas
navegando en ideas.

No hubo culpable
sino que hechos
que nos culpan.

Fuimos el miedo que hizo
oscuro todo futuro
jugando a ser niños.

Acordonámos pasiones
en los portales del bulevar
que perdió su nombre.

Sedujimos esquinas en conquistas
alimentando la necesidad de aliento,
el pudor del vecino.

Inocencia bendita en tus pechos,
lágrimas fingidas al deseo
desechando milagros.

Te deseo en el pasado,
en la cuna de la primera vez
en la primera vista.

No regalo nada
a estas horas
y, menos, copas.

Yo también estoy seco,
mis días son copias
que iluminan una muerte anunciada.

Te considero superviviente
en la atmósfera que nos envuelve
y nos hierve.

Fue bonito recordar la vergüenza,
pero deja lamentos para mañana.
Hoy sólo hay luna y estrella.

Volvamos a esa infancia,
mansiones por escaleras,
experiencia por fugacidad,
prestigio intocable.

jueves, 16 de junio de 2011

Debo

No hay oscuridad que cierre el paraíso que nunca ví. Descender por ríos de lava enfriando la pasión que perdí, la soledad que nunca me dió el divorcio, la adicción a sentir que lo mío nunca será tuyo. Refugiado de penas monté mi campamento donde el placer compartido no es necesidad. Ritual de muchos, moda pasajera. Sufrí el embargo de aquellos que dijeron estar siempre a mi lado y se fueron como sombra perdida. Ahora, ya no quedan ni recuerdos. Quiero borrar presencia y musitar al tiempo deseando ser el hombre cristalino, la luz que ciega los ojos claros. Aún camino por costumbre, recorro el desfiladero de las relaciones sucumbiendo a modas pasajeras oscuras que dan el ambiente gótico que nunca necesité. Quiero ser sólo una persona, sin enterrar lo que nunca fui o lo que quisieron que fuera. No te acuerdas del piano de aquél bar, del cenicero lleno, las copas vacías, el ánimo disparado...Seamos sólo conocidos entre esas paredes, cerrar la puerta es cerrar esa vida. No quiero sonreír si te encuentro por la calle, quiero compartir vasos en bancos de ron intentando ver cual es el lado del universo y de la vida que merece la pena. Me encontrarás en el límite de la existencia, pidiendo nada y demandando amor. Acostúmbrate a las noches largas, a los paquetes vacíos, a las botellas sin gotas...No puedo hacer nada, sólo me debo a estas líneas.

lunes, 30 de mayo de 2011

Nube

La nube cedió su vida a la utopía
sintiendo que el tiempo se acababa
viviendo como un reo.

Decidió escapar de ese sitio
dejando vida a su paso
en las flores.

Obtuvo fama de aguafiestas,
semejanza con la tristeza
que no se evade.

Acudió a cada esquina desconocida
como la muerte acude a toda vida
sin remedio.

Creó ríos, lagos, lagunas y mares
dejando regueros de ideas ardientes
que aún queman.

Se sirvió de la distancia para captar pasiones,
siendo experto en medir el vértigo de fieles
a causas en duda.

Es la cortina cuando el sol busca
la soledad que nadie le otorga
en vida.

Dulzura húmeda que navega
creando y despejando sombras.

Nunca te olvides de la acera
por la que mis pasos se acercan.

miércoles, 18 de mayo de 2011

Ecos necios

Descansa en el camino que no cesa, en la rutina del inconformista. Sugiero noches en vela siendo aquello que ocultamos durante el día. Alejados de las sombras se vuelven más hombres, es como si la conciencia durmiera con la sombra. Abatidos recuerdan el peso del paso del tiempo, ese reguero de ecos que nunca fueron escuchados. Mientras la paz acompaña al sufrimiento, es el respeto entre los enemigos. Fuimos los que forjamos nubes de autoestima pero nos olvidamos de lo humano, del sabor y contacto. Alcanzamos altas cimas pero nos olvidamos de lo bello que nace en las catacumbas. No somos nada sin pasado, somos muerte sin futuro. Centinelas de la inocencia caminan sin cesar por los surcos que se supone que te hacen hombre. Yo quiero inocencia, quiero ser el que camina dando eses siguiendo baldosas rojas. Ser visto como un loco por la calle, dejar que mi aliento sea pesticida para aquellos que no se atreven a alzar la mirada. Busco sediento el río que pasaba por tu ciudad; las hojas que mientras caían del árbol escribieron los mejores versos de aquél verano; la tierra que compartida era la prometida. Sigo descansando, prometo no prometer. Volveré al prado, que limita mi inocencia y mi seguridad, a recoger las semillas que nunca me atreví a plantar por el miedo a lo que dirán.

viernes, 13 de mayo de 2011

Barbarie

Guerrero sin armas
saliendo del campo
de batalla,
cansado, frío,
derrotado, risueño,
desnudo ante un mundo
que nunca fue suyo.

Cada paso es eco
maldiciendo lo grotesco,
la salida del sol,
la entrada de la luna,
el despertar del gallo
que hace volver
a la barbarie.

Busca escudo
en el fluir del río,
en el sonido de la hojas,
en el paso de los días
que hacen mella
y aumentan la distancia
de lo humano.

Afila palabras
que despierten
en las manos calzadas
las caricias olvidadas
en el terreno que arde,
en el surco que llena
memorias vacías.

Anida en la guerra
con la paz del herido,
sereno sin dulce,
vida como nieve
en lo alto que vacila
el suicidio del hábil
en querer.

Sabio son historia
busca el recuerdo
en las cartas
que conectan
presente y futuro,
penitencia y gloria,
vida o muerte.

domingo, 8 de mayo de 2011

Nada cambia

Todavía hay tierra
sin quemar,
húmedos labios
alejados de lo efímero.
Aún hay amaneceres
supurando egos
viendo la hiedra que crece
en las paredes que nos separan.
Tengo el deseo nublado
a tu memoria,
castigo eterno vivo
en segundo plano.
Cadáveres se pasean
dejando caos.
Vuelvo con paciencia
al lugar donde hicimos historia
Veo siluetas sin destino,
viajeros sin brújula,
necesidad y motivos
para sembrar odio.

Veo, siento y no quiero.
Reflejos mienten por miedo.
Verano castiga con inviernos.
Nada cambia, sigo sentado.

jueves, 28 de abril de 2011

Inconforme

Me desvelo como el mar cuando aparece el primer rayo de sol en la mañana. Bostezo a la vida quitando legañas de pesadillas que no dejaron reposo a este marinero. De desayuno lo incierto, como cada día la apatía me invade en medio del océano. Camuflo las botellas vacías en el camarote. Arrancó las páginas escritas en el cuaderno de bitácora. Sin coordenadas la vida es más sencilla. Sal como fuente de dolor y placer. Me baño por rutina deseando que hubiera vecinos para pronunciar palabra. Me sacudo la mala fe del destino creyendo que siempre hay algo que pescar, algo por lo que picar el anzuelo. Alzo el vuelo con mis velas cambiando barrios marinos que parecen tener la misma cara, pero que esconden esquinas doradas de enamorados. Creo pasado por miedo a seguir siendo presente. La brújula que fue fiel compañera se suicidó por rencor, nunca encontraba mi sitio. Inconforme o inútil. Desecho o artista. Cierro con sal la misma herida que fue creada por el abandono. No quiero islas que me amparen, ni nubes que me cubran. Quiero sol como penitencia, fuego como condena. Navegar por los ritos que me hicieron ser un hombre y que acabaron por ahogarme. No hay sitio para el ser inconforme. No hay paz para una mente en guerra. Seré el velero que mezcla amargura y alegría. Sediento de vida y oliendo a muerte.

viernes, 22 de abril de 2011

Palco a la muerte

Huellas de barro como pruebas del delito,
fugaces penas emanan sin temor al olvido
que amenazan la existencia de calaveras
sepultadas dando de comer a gusanos.
Te doy todo a cambio de todo.
Seremos el pasto de la nada que permanece,
del miedo al cambio que nos guía
en este locura que acabará en matanza.
Sigue por laderas que agobian presas
en la corriente que crean astros
dando luz a la oscuridad que me mata,
a la lejanía cruel que marca los tiempos.
No tengas dolor al llanto que calcina
sueños que fueron egos de mentes vacías,
inocencia perdida para ahogar almas
que pelean por ser algo en este pueblo de la ruina.
Alucina la conciencia con los actos de los in-humanos,
de las lujurias que dan fuego en este mar de vida
pero que es vista con ojos de carceleros
arruinando todo por lo que nací.
Voy por la tercera vida y nadie me recuerda.
La cuarta se acaba en el eco del silencio.
Sigo dejando espacio en este banco.
Luz, acaba con aquello que empezaste.

lunes, 11 de abril de 2011

Rato de espera

El sol se va y no hace justicia de aquellos ingratos que fueron los únicos que aguantaron el baile. Qué fácil es ser como el resto, arando estrellas que forman firmamentos increíbles que son perdidos con el paso del tiempo. Es mejor dejar que el olvido nos quiera, que nos motive el no ser saludado por nadie. Silencio, navengando por parajes que aúnan todas la maravillas del mundo, todo por lo que al final respiro. A veces me bloqueo y bajo por la ladera saludando a gusanos que intentan saldar cuentas destrozando sus vidas. El pecado me llama, la resurrección es mi día. Quiero días sin noches, años sin veranos, personas con corazón...Me motiva el rato de la espera, el reto de seguir caminando, el paso que no para, el cariño que no olvida.

domingo, 10 de abril de 2011

adiós

Te fuiste, te perdí en la esquina donde tus sueños se hacen pesadilla.

lunes, 4 de abril de 2011

Por los viejos tiempos

Con permiso de John Coltrane, leer el texto escuchando Dear Lord.

¿Te suena? No hace mucho pero sigue lloviendo. Me acostumbre al foco del vergonzoso, al resquemor del que abandona, al fuego que derrite. Me cansé de dar siempre círculos en un mismo sentido. Esquivé las luces por miedo al que dirán.

¿Te acuerdas? Fuimos los únicos que despreciaron la luna. Los salvajes en un mundo de civilizados. Los que apuntillaban cada anochecer con promesas de cambio. Los que se fugaron dejando silencio en sus pasos, los que nunca fueron recordados.

¿Te olvidaste? Hicimos sendero por la oscuridad de la noche dejando en segundo plano a las estrellas eternas. Seducimos lugares con las miradas que hechizaron a aquellas plumas que hicieron arte. Fuimos sol en un mundo de oscuridad.

¿Te quedas? Sólo por los viejos tiempos, déjame volver a degustar lo que es vivir notando ser y presencia. No quiero quedarme solo de nuevo, las penas se llevan mejor en compañía. Soy fuerte pero débil si no estás. Quédate un poco más, sólo por los viejos tiempos.

lunes, 28 de marzo de 2011

Juventud

Sigo siendo tacto
para mariposas que buscan
descanso en prados deshabitados.

Sigo siendo estatua
que aguanta el viento sin remedio
en este cauce que limita mi existencia.

Sigo siendo necesidad
que amarra sentidos en lodos
buscando la palabra perfecta que defina.

Sigo siendo silencio
en noches de copas que endulzan
la vida en pecado de ojos preciosos.

Sigo siendo pisada,
recuerdo de fuentes en desiertos
que hacen sombra al paso de la primavera.

Sigo siendo luz
que mantiene intacto el tacto
de la juventud.

martes, 22 de marzo de 2011

Vivo por si acaso te acuerdas de que vivo

Siempre sin espacio
rozamos los cuerpos
cada día de cada estación.

Bien sea de día o noche,
verano o invierno,
temprano o tarde.

Te traigo siempre
la misma sonrisa
no correspondida.

Vacilas con el suelo,
bailas con tu ego
negando destino.

Observo en el espejo
que al darme la espalda
me clavas tu mirada.

Jugador enfermo
de los andenes
con humo.

Nublada tu vista,
vuelvo a casa
de madrugada.

Lo copa agitada,
la puerta entornada,
la mirada es agua.

Pétalos recogidos en una esquina,
platos rotos, botella vacía...
Quisiste volver, pero yo ya había muerto.
Vivo por si acaso te acuerdas de que vivo.

sábado, 19 de marzo de 2011

Yo también fui feliz cuando estuve ahí abajo

Falso llano de prado sin relieve observan mis ojos. Camino con el miedo de todos aquellos que salieron y que nunca volvieron. Puedo ser un número más, un dato que mencionen ellos para ocultar el drama real. Pero decidí hace tiempo salir de casa, huir de esta barbarie que arruina vidas que empiezan y acaban en el mismo sitio. Sufro alucinaciones por tanto episodio que se repite, pero que nunca consigo recordar. Seré el alivio del viento en verano, la caricia del necesitado que escapa, el llanto del que se enamora de la alegría. Escogí el camino menos transitado, la esquina de las que no tienen escapatoria, el puente que separa tierras, la respiración nerviosa que agobia. Pero orgulloso piso y pido tierra firme, un lugar que sea casa y hogar, hoguera y leña, cobijo al fin y al cabo. Ya no me vale ver el Sol todos los días, mojo mis pies y me siento donde puedo en la barca. Primera vez que veo el mar y no es paz lo que siento. Dame fuerzas para aguantar, creer y poder decir: "Yo también fui feliz cuando estuve ahí abajo".

miércoles, 16 de marzo de 2011

Vuelvo a ti

Siento querer alcanzar
el pecado pronto,
cortar las raíces de raíz
sabiendo aprovechar aquello
que me ahoga.

Desnudar tu pereza,
impidiendo bostezos
que menguan como luna
en el cielo negro
que nos alumbra.

Olvida todo en la puerta.
Entra a este nuevo mundo
de caricias sin penas,
de soledad de dos,
tú y la nada.

martes, 8 de marzo de 2011

Desconocido

“Hace mucho que no nos vemos”, dijo dándose la vuelta para preparar una copa. “¿Qué es de Antonio?, creí que se había marchado de voluntario a Albacete preguntó al ver una foto de la cuadrilla en primero de carrera. “La verdad es que ya no lo sé, hace mucho tiempo que no da señales de vida por Tuenti”, contestó Jesús mientras daba el cubata a su viejo amigo. “Por cierto, todavía sigues sin Tuenti, ¿no? No sé cómo puedes vivir sin una red social, te dejarás una fortuna cada mes de saldo en el móvil”. “Tampoco tengo celular, quién quiera encontrarme ya sabe dónde está mi timbre”, dijo Prudencio antes de dar un sorbo a la copa.

“Ya no hacen alcoholes como los de antes, desde la última ley anti-alcohol parecemos haber vuelto a la ley seca de Eliot Ness. Sólo que ahora Al Capone son los políticos”. “Prudencio, tu siempre tan antitodo. No ves que es una mejora para la salud de todos, lo único que quieren el gobierno es que vivas más y mejor”, la voz de Jesús parecía sacada de algún mitin en 3D personalizado que están de moda ahora en los políticos. Prudencio caminaba con miedo a tocar cualquier cosa, había objetos en las estanterías que nunca había visto en su vida. “¿Dónde quedaron los libros de las estanterías?, no serás de esos modernos que dejan los muros vacíos porque creen que con Internet ya les basta”, comentó Prudencio mirando a su viejo amigo como a un desconocido. “Parece que no me conocieras – respondió su amigo-, sabes de sobra que no puedo vivir sin leer, sólo que me he dado cuenta que tenerlos físicamente me ocupa mucho espacio, así que he decidido comprarme un I-Book que te ocupa todo una pared”.

“Bueno, gracias por la copa pero mañana me toca madrugar. Tengo que llevar mi nueva novela a la imprenta, creo que esta vez sí que me la van a publicar”. Paraguas en mano se dirigió a la puerta. “Al final, ¿qué pasó con la anterior novela?”, pregunta Jesús mirando por la espalda lo mal vestido que va su amigo. “Ya sabes lo mal que lo están pasando las editoriales. Eusebio hizo todo lo que pudo, pero se coló un escritor de estos modernos. Fue una pena la verdad”, comenta agachando la cabeza. Los dos amigos se miraron por primera vez a los ojos en toda la conversación, seguían teniendo la misma mirada pero había perdido luz con los años. “Qué a gusto volvería a tomarme un pincho en la cafetería de la universidad”, dijo Jesús sonriendo. “He oído que a Hugo le han hecho director de El Mundo”, comentó Prudencio. “Sí, me llamó el otro día para ver si me apetecía una nueva aventura…”, dijo bajando el tono de voz sabedor de que había metido la pata. “Dale recuerdos cuando lo veas en Madrid de mi parte”, se despidió Prudencio. “No lo dudes, le hablaré bien de ti, cuídate mucho” sentenció Jesús viendo como su amigo se iba. Prudencio salió del portal, no paraba de llover. Otro desconocido más que apuntan a su lista de viejos amigos.

domingo, 27 de febrero de 2011

Martes

Martes desierto en las calles,
agazapado en la noria
que me devuelve a la salida.

Farolas sin luz, árboles sin hojas.
Restos de juerga en las aceras
de jóvenes que no amanecen.

El bus no aparece a su hora
mientras la lluvia me castiga,
mientras el sol me daña.

Ya no espero, camino
ilusionando de haber
ganado un par de minutos.

Ella aparece al paso de un perdido,
no tiene nada que destaque
y nada que pase desapercibido.

Imploro un gesto, una mirada,
un leve toque de hombro
para que sienta mi presencia.

Los pasos se acercan,
los latidos aumentan
al sonido más fuerte de sus tacones.

Disimulo mi miedo observando
las fachadas como un turista
de corazones olvidados.

Bajo el volumen de la música
para no perder detalle
de la respiración de una diosa.

Reluce cada escaparate
al paso de su mirada
nacida en tiempos felices.

Nos cruzamos. La miro.
No me mira. La misma historia
se repite un nuevo martes.

La desilusión me captura
reconociendo el fracaso,
el sabor más amargo.

Creo que justo había recibido
una llamada de un canalla
que no entiende de amores únicos.

Seguro que por eso no me ha saludo,
la semana que viene no falla.
El destino se hace de rogar.

jueves, 17 de febrero de 2011

Conversaciones de Taberna

- Quieto, sigo esperanzado.
- Absurdo, el tiempo se esfumó.
- Constancia, tenemos toda una vida.
- Inútil, mejor crea un futuro.
- Eso es lo que hago.
- Pero de una manera más segura.
- ¿Acaso hay un futuro seguro?
- Ya me entiendes...
- ¡No!, ya vale de sellar mentes.
- Siempre tan dramático...
- Igual el mundo me ha hecho así.
- Pero si tú no crees en este mundo.
- No. Creo en las personas y en el cambio.
- Demasiada confianza y poco fruto.
- Yo sólo quiero semillas que crezcan.
- Mejor deja que corra el río...

miércoles, 9 de febrero de 2011

Sendero de ida

Hojas de paso dan color a este circo,
columnas descoloridas hacen raíces sin mérito.

Qué fácil seguir el curso del río sin alzar la voz,
grito a mi existencia para no caer en ese foso.

Un rayo de luz se levanta cada mañana,
es derrotado con el paso de las horas.

Esperanza que anida en un rostro arrugado,
jóvenes callados son pasto de gusanos.

Subo sin permiso, no aguanto tu sonrisa.
Busco cambio, tu espera al guardia.

Siento que paso y no me acomodo,
no hay paz en esta guerra de egos.

sábado, 5 de febrero de 2011

Parte de todo

Acércate sin miedo al rincón que guarda aliento en cada mirada. Sé fuerte, no hay descensos en este lado de la mente, sólo hay retrocesos que son sueños que dan alas a un futuro. No tengas miedo en pisar fuerte, tu sonido será la banda sonora que guarden nuestros oídos. Ven conmigo de paseo al fraseo que no se olvida, a la coma que aguarda con ansia su oportunidad. Tú disfruta, olvida que somos personas y dejemos que el alma sea domador de emociones, que cada silencio perdido sea la palabra más alta jamás dicha. Tus curvas marcan el sendero, mis palabras son las hojas que caen de los árboles de la civilización. Las lagunas sólo son restos de llantos perdidos, de lágrimas desgastadas que fueron a parar al destierro. Siempre tuve sed de risa. No mires al horizonte, disfruta con este paisaje que marca el horizonte. No hay más que ver si no se disfruta el presente. Dame la mano, vente conmigo al espacio que siempre soñamos. Espacio que sólo pude dibujar con estas palabras, pero ahora, es parte de mi vida.

martes, 25 de enero de 2011

Sediento

Combato y me aparto,
nunca fui de tomar armas
pero en este caso
tu mirada cambia todo.

Adormecido en el alba
fui preso de las prisas,
y ahora necesito el aliento
que haga virar mi barco.

Y luz abre camino sin espinas,
buscando un lugar de paz,
un lugar donde el santo
se esconde en tugurios.

Y busco tu sombra
en jardines que aguardan
sembrar de amor
cada segundo perdido.

Soy yo, sediento de agua
que haga corriente mi vida.

Soy yo, el susurro
que anida tu cuarto.

domingo, 23 de enero de 2011

Luz en la niebla

Luz bien recibida en esta época del año, siempre tus palabras fueron rayos de esperanza en la oscuridad que quiso ser infinita. Me acostumbré a lo malo, y ahora paseo por el camino del bienaventurado. Fui torpe, escribí a la catástrofe y sólo encontré soledad. Quise ser el viento que acompaña a la niebla que ciega mi existencia. Quise ser el vacío que llena a los ahogados del alma.

Ahora recapacito en silencio acostumbrado al bullicio de todos. No soy el único que escapa, soy el único que no vuelve. Subí a lo más alto para ver que todo es nada, que no hay prados de verdad sin lagunas de ignorancia. Hoy no vuelvo a mi sendero, construyo piedras de perdón para encontrar reconciliación. Perdón por expresarme sin pensar, no hay día que no vuelva la mirada hacia atrás.

¿Y a qué te ocurre? Sigues siendo el mismo cuando los demás te rodean. Deja que se aburran como bobos, deja que crezcan en mar de ideas. No hay duda de que el camino es más difícil, que no pondrán calles con nuestro nombre, que no aburriremos a los niños en libros de escuela. Sólo quiero ser palabra en aquellos que me quieren, sólo quiero ser palabra en aquellos que me conocen.

martes, 11 de enero de 2011

Rueda sucia

Piedra sucia soy
que anda pidiendo perdón
en busca de perder el sol.

Negado al tiempo qué afortunado,
acostumbro a dejar mi silla libre,
no quiero acaparar miradas sin dueño.

Obsceno por naturaleza a lo oscuro,
sígueme sin retorno al campo florecido,
al disgusto que hace migas por encontrar espejo.

Rumbo al corazón de las tinieblas que busco
por dejar de ser luz que no alumbra
el paso de palabras sin registro ni destino.

Olvídate de mi huella, recuerda mi voz.
Sé ocupa del hueco que dejamos en el trono
del lamento por necesidad de jarros de agua.

Búscame en lo perdido del hombre,
en lo encontrado en las guerras.
Somos presos que sólo hacen presos.

martes, 4 de enero de 2011

Soy

Fui aquél que pudo tener todo y se quedó con nada. Forjado en la cuna del placer escondí los dolores en botellas lanzadas al vacío, al vacío que siempre vuelve. No hubo marcha atrás, hice un trato con la necesidad. Necesidad que niega un olvido seguro creando capas que hacen más fuerte una frágil mente. No quiero consuelo, quiero suelo firme creando un camino juntos. Perdidos en la oscuridad de la noche seremos los seres más iluminados y afortunados bajo esa capa de estrellas. Los recuerdos relucirán como estrellas que son luz en cualquier sitio del mundo, desde cualquier umbral creamos sombra de felicidad.

Soy la arena que se pierde en fuertes oleadas buscando el sitio perfecto donde descansar, donde crear pasado. Soy el mar que roza la roca buscando roce, dando rumor a esas bocas cerradas. Soy el fuego que alumbra sin miedo ni dolor al pecado. Quiero sentir para vivir. Soy el último rayo de sol que busca ser infinito en la memoria de unos cuantos.