viernes, 15 de octubre de 2010

¿Busco ser buscado?

Quieto en la esquina pasando frío es el resumen de mi vida. Nunca tuve la oportunidad de estar en el sitio adecuado a la hora señalada. Llegue tarde a mis citas, no dormí nunca lo suficiente, no escuché demasiado. Dejado en la nada te das cuenta de que algo es todo, que todo es algo irreal. Las hojas las únicas que se animan de mi presencia en días de otoño. Soy aquél montón de hojas bajo un árbol que nunca dieron fruto, pero que hacen bonito el paisaje. Soy uno más de ellos, no me atrevo a decir de nosotros. Intento contentar para sacar sonrisas en una vida plagada de lloros. Dejo la mente en blanco, sacudo ideas sucias y vuelvo al mismo antro. ¿Busco ser buscado?, no lo creo. Busco que nadie me busque, pasear con tranquilidad por el tiempo dejando algún árbol que recuerde mi camino. Sin hacer preguntas paso por la sociedad, desatascando falsas conversaciones. La próxima vez que suene un trueno será mi voz, la próxima vez que veas un rayo será la sociedad. No busco ser visto, sólo ser leído.

sábado, 9 de octubre de 2010

A las puertas del deseo

A las puertas del deseo todo era de color azul intenso. Un rayo de sol se dejaba ver en el horizonte entre dos montañas cansadas de tapar el sueño de realidad. Mi canción favorita sonaba de fondo acompañada por una banda de jazz que hacia desagradables los silencios. Escondido por temor a no cumplir, a no poder llegar a ser yo mismo, a dejarme llevar por un sendero directo a la desolación. "Cada suspiro es el eco de la resignación" me dijo una voz que salió de la nada. Acostumbrado a la penumbra, el sol es como el amigo que no ves en mucho tiempo, recuerdas su cara, sus gestos, sus frases, sus virtudes, sus defectos...pero cuando lo vuelves te pones nervioso. Decidido salí de mi guarida buscando un punto de apoyo, una forma de seguir sin dejarme ver, sólo con mi mundo y mis fantasías. Solo como siempre. Las nubes se disfrazaron de estrellas en pleno día, todo era irreal. La niebla se acercaba sin permiso, otra vez no me podía pasar lo mismo. Sin nada que recordar el tiempo de nada sirve, sin nada por lo que vivir el destino es muerte. El rayo de luz sorprendió cuando iba a dejarlo, iba a sacudir las sábanas, a despertarme y empezar otro nuevo día con la misma cara de idiota. No quiero días de esos, quiero días que sean memoria. Entré sin permiso, pero ya estaba dentro. Sin musas, sin duendes, sin estrellas en pleno día, sin voces de la nada...Sólo sonaba Jhon Coltrane de fondo, tu tocadisco suena perfecto.

lunes, 4 de octubre de 2010

Sobran las palabras

No cierres la ventana,
no des la espalda a la luna,
que se acostumbre a tu mirada,
que nos busque de día.

No tengo derecho
a no soñar con un cambio
que haga florecer polvo
en esta resaca de lágrimas.

No quiero palabras vacías,
el privilegio de la soledad
es el silencio que me golpea
dando dudas a mis seres queridos.

No se preocupa mi voz
cuando callo, así que no
te preocupes por mis silencios.
Sobran las palabras.

Sueño y por eso vivo

Tuve sensación de dejar de lado los muros que nos separan, aunque sólo fuera por unas horas. Dejar de ser prisionero del "no", volar con el aire en la cara, disfrutando de un paisaje que ya me sonaba. Lo recordaba diferente, pero sigue manteniendo la misma esencia. El mismo calor aunque fuera haga frío, esa sensación de acogida en desiertos de gente, sólo tu y yo. Todo en mi vida ha cambiado, y por eso, sigo ilusionado. Ilusión, no me dejes solo en esta vida, déjame acariciarte por el tiempo que haga falta para que brote la realidad. Realidad, espérame sentada sin prisa. Hoy no estoy para ti. Sólo quiero a la ilusión, quiero ilusionarme con la realidad pero no puedo. Sueño y por eso vivo.