viernes, 16 de abril de 2010

No pongas techo a tus sueños

Vente sin descanso que yo no me canso de esperarte.
Estuve mucho tiempo deseando este momento,
el simple hecho de esperar a alguien.
Yo ya no deseo poseer,
disfruto sin llegar a tenerlo
porque sé que al final todo
caerá al fondo del pozo.

La esperanza no la pierdo
por menos de un buen recuerdo.
Sólo pido que tú me pidas
en noches que no salga,
que la luna se acostumbre
a nuestros rostros.

Ser pesados y osados
buscando un futuro juntos.
El cielo será nuestra guarida.
No pongas techo a tus sueños.

martes, 6 de abril de 2010

Tú sola lo prometiste

Tú sola lo prometiste dejarme
acabar estas líneas,
pero me quitaste la palabra
en mitad de nuestro monólogo.

No fuiste capaz de dejar correr el aire,
de ser presos de las ganas de vernos,
de esperar ansiosos una llamada
que volviera a juntar nuestras miradas.

Para qué sufrir si uno ya se acostumbra,
la soledad me vuelve a llenar el alma.
¿Cómo fui capaz de creer y soñar?
Aprendido. Mejor dejar soñar a los creyentes.

Creyentes del amor como una religión.
Cada curva un credo de oraciones,
cada beso hace crear dulces salmos
y cada despedida busca una resurrección.

Yo ya no creo en ti,
sólo creo sin ti.