viernes, 28 de agosto de 2009

Palabra y punto

Un beso. Un abrazo. Un hasta luego.
Un te quiero. Una despedida. Un saludo.
Una búsqueda. Una perdida. Un hallazgo.
Un funeral. Un nacimiento. Un hasta nunca.
Una foto. Un recuerdo. Un reflejo olvidado.
Un sentir. Un vivir. Un querer ser siempre, un querer ser nunca.
Un bostezo. Un eructo. Un grito al infinito.
Una voz. Un silencio. Una palabra jamás pronunciada.
Un olvido. Un hallazgo. Una lucha perdida.


Un beso es peor que un abrazo sentido, cuando lo único que se busca es encontrar un hasta luego.
Un te quiero puede ser la despedida fingida buscando evitar tu saludo.
Una búsqueda perdida siempre puede ser un hallazgo.
Un funeral esconde un nacimiento, evitando ser presa de un hasta nunca.
Una foto es el recuerdo de un reflejo olvidado.
Siento mientras vivo el querer ser siempre, el querer ser nunca.
Un bostezo es un eructo que viaja al infinito en forma de grito.
Una voz ruge, un silencio esconde la palabra jamás pronunciada.
Un olvido se convirtió en un hallazgo...al fin y al cabo, en una lucha perdida con mi persona.

viernes, 21 de agosto de 2009

Sin duelo

No tengo prisa porque necesito el tiempo suficiente para saber si todo esto merece la pena. Escondido en la pena me refugie para no dar la cara y aguantar el peso que llevaba encima, sintiendo que algún día debía salir a la calle. Pero los días pasaban y no reunía las fuerzas suficientes para plantar cara. Los libros eran mi evasión, entre sus páginas me sentía tranquilo, la paz me la arrebataba la vuelta al presente dolido. No sabía cómo poder encontrar la solución perfecta que me hiciera no permanecer más en el punto de mira. Cada salida que encontraba era rechazada por el dolor que podía causar a alguien que sentía como querido. A su vez, también pensaba que debía ser un poco egoísta pensando más en mi y menos en los demás. Cada día era un tormento duradero que ni los sueños podían aliviar. La vida era una pesadilla donde los sueños no tenían hueco, la tristeza reinaba y la alegría era su siervo. Todo se complica cuando una encrucijada de pensamientos opuestos aprietan tu conciencia dejándote poco hueco para actuar. Un desierto de arrepentimiento te atormenta con oasis de perdones que no son sinceros. No puedo permitir dejar este trabajo en manos del tiempo, escoba sin sentimientos que permite barrer recuerdos pasados, que no olvidados. Tenía que ser fuerte y asumir consecuencias. No dijo que yo no tenga parte de culpa, asumo las consecuencias...¿Consecuencias justas? en su justa medida.

Esperando esperanzado

Sacudo el polvo intentando airear el presente con tintes optimistas al futuro. Sé que es una misión difícil, pero sin retos todo esto no sería meritorio de ser escrito. Es verdad que siempre tenemos un espejo donde mirarnos, hacía donde queremos llegar. Pero en este momento me encuentro sin reflejos en el lago y ahogado por la prisa en buscar una solución. Todos los caminos me llevan a ninguna parte pero sigo esperanzado. Esperanzado en encontrar felicidad en cada mínimo gesto que nos regala la vida, dando vida a aquello que daba ya por muerto. Por vivir aquello que nunca quise vivir, pero cuando lo descubrí me volví en un fiel más. En desatar la pasión sin remordimientos porque nunca se sabe cuándo y dónde será la última cita. Quiero reírme a carcajadas delante de la tristeza, entristecerme delante de la alegría, porque ellas nunca sentirán ambas cosas. Sentir un perdón dolido, un gracias con sentido, un hasta luego esperanzador y un adiós deseado. Deseo que los sueños dejen de ser sueños, y que los deseos sean reos que escaparon hacia la realidad. Que la vida es un paseo en el cual nunca se puede volver atrás, pero las personas siempre pueden volver, por eso, sigo esperando...esperando esperanzado.