miércoles, 17 de junio de 2009

Vaso vacío

Con el vaso vacío me encuentro sin esperanza. Frente al espejo no encuentro a nadie con quien poder enfrentarme para sentirme mejor. Me cierro en mi mundo sin permitir que ni un rayo de sol alumbre mi desafortunada situación. Me contagio de mi soledad y a cada minuto que pasa me siento peor, pero no tengo ganas ni motivos de salir ahí a fuera poniendo una sonrisa fingida de felicidad. Me quedaré alumbrado por mi flexo, con la mesa vacía, con la mente llena de ideas, pero ninguna tan buena que me pueda sacar de este laberinto en el cual me encuentro desde hace ya más de tres años...Cada esquina es conocida, cada paso nunca es nuevo, cada día es el mismo, cada noche es la de siempre. Siento que conozco a la perfección cada recoveco de esta miseria que me vacía el alma, pero aún así conociendo los motivos sigo sin encontrar la salida...Tal vez no hay salida, y simplemente tengo que dejar que la vida haga su trabajo.

martes, 9 de junio de 2009

Vaho

No quiero que me comprendas, sólo escucha en silencio,
las palabras se me escapan, sin esperanza en sentir latido.
Sé que lo di todo y me quedé sin blanca
en este estanque de tu alma,
la soledad es mi calma,
donde entre sábanas y almohadas
alcanzamos el nirvana.
El tiempo nos daba respiro,
yo ya no miro el pasado,
me quedo envuelto en recuerdos
bañados por el cálido vaho.
Me ahogo entre olas de melancolía,
tú no fuiste la única
pero sí aquella que hizo del miedo una caricatura.
Aquella que siempre encontró
el momento preciso
para convertir un segundo
en infinito.
No consigo conciliar mi deseo
en este mundo de muertos de espíritu,
pero tú y yo fuimos más que una pasión.
Ojalá mi vida entera fuera soñar despierto
que lo que escribo es humo
y que tú y yo siempre fuimos
y seremos uno.